La elección del 4 de junio.

Por: Dip. Marco Antonio Ramírez Ramírez

Hoy, a pocos días de haberse celebrado la elección del Estado de México para elegir Gobernador o Gobernadora, podemos tener un balance punto por punto para  llegar a la suma de todo y tener certeza de qué tanto avanzó o retrocedió un partido o candidato.

Antes de iniciar la jornada de manera formal, la ciudadanía tenía en mente que el ganador sería como era la costumbre el PRI o el PAN en el peor de los casos, en donde el candidato del PRI contaba con 28% de preferencias y la candidata del PAN tenía 22% de acuerdo con una encuesta del REFORMA publicada el martes 25 de abril. Esto atrajo las miradas de varios sectores tanto sociales, religiosos, económicos y políticos, pero no por la amplia ventaja entre los dos partidos mencionados, sino por que la candidata de MORENA contaba con un 29%, por encima del PRI.

Pasados los días y poco a poco los ánimos por sacar al PRI eran cada vez más, y MORENA iba creciendo en la intención del voto a un mes del 4 de junio. El trabajo territorial iba dando muestras de lo que venía, y en los medios nacionales ya daban cobertura de manera puntual a nuestra campaña e incluso en los internacionales. Pero lo que se llevaba el foco era que el gabinete de Peña Nieto que se estaba volcando para, ahora sí, dar de todo en los programas sociales.

En nuestro municipio como en el resto del Estado de México las expectativas que se tenían eran buenas, ya que la estrategia planteada se siguió de manera puntual y como nunca antes, la izquierda podía tener tranquilidad ya que se cubrieron casillas y la campaña iba casa por casa informando sobre el proyecto para nuestra entidad, a pesar del intento de Víctor Estrada de intimidar a quienes se sumaron a estas tareas.

La campaña se torno entre dos partidos, el que representa más de lo mismo y que fue ayudado por Peña Nieto, primo de Del Mazo, y MORENA que desde abajo fue gestando la organización que se ha convertido en la principal fuerza de izquierda a nivel nacional.

A días de concluir la campaña en el Estado de México la guerra sucia arreció únicamente contra MORENA, y hasta brigadistas de otros partidos dejaron de repartir su propia propaganda para cubrir Cuautitlán Izcalli con volantes apócrifos del IEEM, en donde se decía que podrían sucitarse balaceras, todo para evitar que el pueblo saliera a votar de manera libre por el partido de su preferencia.

Eso fue poco a la gran ingeniería que echaron andar un día anterior a la elección, cerca de las 7 am del día sábado empezaron a reportar cabezas de puerco con cruces y pintura roja simulando sangre en lugares donde se pondrían las casillas, seguido de mensajes donde se advertía de violencia y amenazas a quienes serían funcionarios de casilla.

El día domingo con patrullas oficiales del Ayuntamiento de Cuautitlán Izcalli, representantes de casilla de MORENA fueron visitados en sus domicilios para notificarlos supuestamente de citatorios mandados por la FEPADE, por delitos electorales hechos el 4 de junio, un tanto futuristas y absurdas. Además de sus falsos documentos e intimidaciones por parte de la policía municipal, llamaron incluso desde la PGR para reforzar la estrategia de miedo emprendida por el PRI.

Todo apuntaba a fabricar una derrota contra MORENA por encima de todo, pero el 4 de junio hubo una lección para los de la mafia del poder, la gente salió a votar y hubo una participación nunca antes vista y el PRI se topó con pared. Al finalizar la elección y empezar el conteo de votos, la sorpresa que dió MORENA no la esperaban.

Tuvimos grandes resultados en donde ni con alianza de 4 partidos pudieron contrarrestarlos, a nivel estatal MORENA ganó 20 distritos locales de 45 que son en total, lo que representa a 20 de los municipios más poblados del Estado de México, en porcentaje es 40% de la votación.

Y en 2018 el triunfo de morena y AMLO será rotundo.

You must be logged in to post a comment Login