Penas Infamantes.

Por Lic. José Juan Barrientos Maya.

El Artículo 22 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos dice:

Quedan prohibidas las penas de muerte, de mutilación, de infamia, la marca, los azotes, los palos, el tormento de cualquier especie, la multa excesiva, la confiscación de bienes y cualesquiera otras penas inusitadas y trascendentales. Toda pena deberá ser proporcional al delito que sancione y al bien jurídico afectado”.

Me he quedado sorprendido con una nota de ayer lunes donde en un Municipio de los principales de Guadalajara, le fueron amputadas las manos a por lo menos 6 personas entre ellas una mujer, para mí fue impresionante ver las imágenes que corrieron en las redes sociales y que hoy los diarios dan cuenta de ellas, pero más sorprendente me parece la expresión que tienen hoy los ciudadanos ante tales expresiones de justicia, no me queda claro si son o no delincuentes, ellos no tuvieron un juicio donde pudieran defenderse simplemente nos presentan la imagen con las leyendas que sus verdugos decidieron poner en sus brazos para que conociéramos la causa o el delito que motivó su mutilación.

Hace unos meses miembros supuestamente de la CNTE frente a una multitud cortaron el cabello a profesores, mujeres y hombres, entre otros argumentos por no apoyar sus causas de la lucha magisterial que enarbolan.

Los linchamientos que se están viviendo actualmente en la Megalópolis del centro del país y demás hechos violentos que atentan contra los delincuentes  y buscan desanimar a la delincuencia, avanzan rápidamente ante la ineficacia de los resultados de los gobiernos para atender esta necesidad de seguridad.

Estamos ante un enfrentamiento entre civiles mientras las estrategias de seguridad se preparan y salen mal trechas al paso de algo que en lo personal se me antoja actualmente es imparable con los mecanismos gubernamentales, “toque de queda” en municipios importantes en el Estado de México como Naucalpan, Tlalnepantla, Tultitlán y Ecatepec, por hablar de esta zona del Valle de México, ya son un hecho y no es necesario que lo decrete la autoridad, la gente ya no sale después de las 9 de la noche en colonias señaladas por los vecinos de las mismas como violentas e inseguras, negocios que pagan renta a grupos que brindan “protección”, crecimiento de adicciones, cambios en las estructuras familiares, son solo uno de muchos factores que favorecen este ambiente desolador.

No basta la entrada del Ejército y de la Marina para reforzar la tarea de la seguridad pública, los estudios sobre la incidencia delictiva, el gobierno las conoce porque no es integral en su combate, porque se sigue dejando pasar más tiempo, este problema no se acabará en un par de sexenios pero se seguirá prolongando hasta que no se atienda como se debe, mientras tanto aquellas a las que se les llama penas infamantes, las seguirán sufriendo también los delincuentes y sus  víctimas, mientras no se instauren nuevamente los principios de seguridad y justicia.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login