10 errores durante el sexo oral

Por: Dulce Solis.

Algunas culturas orientales consideran la práctica del sexo oral como un arte. Por ejemplo, las Geishas, en Japón, y las Tigresas Blancas Taoístas, en la India, promovían esta actividad sexual como un ritual energético. 

Con el tiempo el sexo oral ha pasado de ser un acto místico a tabú; y de “pecaminoso” a trivial, la más reciente evolución, “una alternativa para tener sexo sin ir más allá”, dicen algunos. 

El peligro de “trivializar” la práctica del sexo oral es que se piede de vista el objetivo: dar placer a la pareja, pero también disfrutarlo tú. Es por ello que a continuación te vamos a hablar de algunos errores comunes que tal vez tú o tu pareja han cometido:  

  1. Usar los dientes

Rozar los genitales de tu pareja con los dientes puede resultar muy peligroso (no te rías, sí pasa), puedes ocasionarle pequeñas heridas que podrían infectarse. Ten mucho cuidado, durante el fellatio funciona cubrir los dientes con los labios y en el cunnilingus simplemente no intentar “morder”. Otro error frecuente es “soplar” por el orificio de la uretra. Antes se creía que hacerlo podría tener consecuencias fatales, la verdad es mucho menos alarmista, podría ocasionar infecciones, pero no es una buena práctica.  

  1. Tener mala higiene. 

El olor natural del cuerpo es tremendamente excitante, sin lociones ni desodorantes, pero, así como no necesitas disimularlo con perfumes, tampoco es buena idea que se oculte con sudor añejo (después de ir al GYM o tras una jornada larga de trabajo). Si tienes la posibilidad de darte una ducha rápida antes del encuentro, ambos se sentirán más cómodos. 

  1. Cero actuaciones.

Olvídate de las películas porno, sé natural. Tanto si estás dando sexo oral como si lo estás recibiendo, actuar demasiado extasiado resulta poco creíble. Simplemente déjate llevar, si deseas emitir gemidos o uno que otro grito, ¡suéltalo!, pero de ahí a que tus gritos se escuchen a dos cuadras hay una brecha enorme. 

  1. No empujes la cabeza de tu pareja.

Otro hábito heredado de las películas XXX. Muchos hombres, y algunas mujeres, tienen la costumbre de tomar el cabello o la cabeza de su pareja para empujarla y ejercer más presión o para acariciarla. En ambos casos… ¡Olvídalo! ¡Nada sexy! Solo conseguirás sacar de concentración a tu pareja. 

  1. Atragantarseo vomitar. 

Sobre todo, las intrépidas que quieren imitar a la chica de garganta profunda y llegar lo más lejos posible. Tranquila, no es necesario que “te quepa todo”, el glande es el punto de mayor sensibilidad en los hombres. En el caso de los hombres, si son sensibles al olor vaginal, no teman pedir una ducha antes, ¡pueden jugar en el agua!  

  1. No hacerlo suficiente tiempo. 

Una queja común en ambos géneros. Esto no quiere decir que sea indispensable pasarte una hora ahí (también es cansado para el que brinda el sexo oral), simplemente trata de que sea un tiempo adecuado, ponte de acuerdo con tu pareja. 

  1. Ser demasiado “suave”.

Es importante tomar en cuenta los gustos de tu pareja. Si eres demasiado brusco puedes lastimar la zona, pero si eres muy suave ¡aburrimiento total! Pregunta a tu pareja que es lo que más le gusta. La comunicación es fundamental. No tiene nada de malo preguntar si quiere más rápido, más lento, con más presión o menos presión. 

  1. Sólo usar la boca. 

Es cierto que el sexo oral se realiza fundamentalmente con la boca (obviamente), pero esto no quiere decir que no puedas ayudarte con las manos o algún juguete erótico, usa tu imaginación. 

  1. No discutir la eyaculación.

Es absolutamente necesario que antes lleguen a un acuerdo sobre el semen. Sabemos que una de las fantasías masculinas es que la mujer lo trague, pero hay mujeres a las que NO les gusta.

Evita que el acto de amor se convierta en conflicto. Determinen antes si el semen va en el piso, la cara, la boca… Debe ser una decisión consensuada. Nunca eyacules sin avisar.   

  1. Concentrarse en una zona. 

 Es cierto que el glande y el clítoris son los puntos hot en hombres y mujeres, respectivamente, pero esto no quiere decir que te enfoques únicamente en esas zonas.  Explora… ¡No te limites!  

You must be logged in to post a comment Login